Social-Business

Desde hace ya años las nuevas tecnologías nos van sorprendiendo cada vez más, desde automatizar procesos impensables hasta permitir el teletrabajo en profesiones que hace algún tiempo era imposible llevarlas a cabo de manera no presencial.

En el caso de los traductores por lo que leo y hablo, hay por un lado un cierto miedo a las nuevas tecnologías, a los traductores automatizados e “inteligentes” y cierto miedo a mirar al futuro y que se sigan manteniendo el mismo nivel de tarifas e ingresos para ellos. También creo que en demasiadas ocasiones se piensa desde el inmovilismo y la tan conocida zona de confort sin darnos cuenta siquiera en que lo que pensamos, podría ocurrir, pero sin embargo, no tomamos ninguna acción para mejorar nuestra posición si realmente llegara a ocurrir.

Dicho lo anterior, que daría para escribir bastante, me centro en las nuevas oportunidades, en la cantidad de empresas que crean o van derivando a otras empresas la generación de nuevos contenidos para sus webs, blogs o aplicaciones móviles, que a su vez generan opiniones, y que a su vez generan decisiones o impulsos de compra en los usuarios finales, mucha información y muchos clientes en juego que deben de recibir el mensaje oportuno en el idioma correcto.

com-digital-slide

Quién se imagina una aplicación móvil de una tienda de ropa por el centro de cualquier ciudad, y al ir paseando, nos informe de una gran oferta en un idioma desconocido. ¿Sería absurdo, no? También da que pensar que es muy posible que la aplicación móvil que nos permitiría comunicarnos con todos nuestros clientes, fuera más económica que la misma traducción en sí de toda la aplicación.

Cierto que la aplicación tendrá un coste anual de mantenimiento y el traductor, salvo revisiones posteriores no recibirá más honorarios por su trabajo. En este tipo de trabajos, como en tantos otros, el traductor puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso, entre un mensaje que llega fielmente a su destinatario o un mensaje que simplemente es uno más de los miles que nos llegan a diario.

redes-sociales1

Las redes sociales y empresas muy potentes en internet generan millones de mensajes diarios, que como anteriormente pueden ser de éxito o fracaso, en la mayoría de los casos depende que sea un buen mensaje en el medio adecuado y como no, que este traducido de manera adecuada. Llama la atención como hay empresas que se gastan miles de euros en un buen posicionamiento en internet o en cualquier medio, y después no cuidan la redacción de lo que se expone ni el lenguaje en el que se escribe, eliminando en segundos a potenciales clientes por no haber invertido en un profesional que revise sus contenidos en el idioma de publicación.